Páginas

domingo, 3 de marzo de 2019

¿Populismo? ¿Dónde?

Antes de entrar en materia, quiero confesar que tengo ciertas dudas al escribir esto, y es que mi formación política es inexistente. Sé más o menos cuál es mi ideología, pero poco más. Ni siquiera puedo ponerle realmente un nombre porque, al hacerlo, quizá estoy empañando la ideología madre. Aunque bueno, aquí no trato de explicar por qué (posiblemente) el anarcoautismo debería ser una ideología propia. Y sinceramente, siento que no soy yo quien debiera explicarlo.

El hecho es que siempre he notado un olor bastante rancio en cierto sector del espectro autista. Siendo sincera, no resulta muy diferente del olor a cerrado que su contraparte neurotípica ofrece, pero lo cierto es que, después de ver cómo se está desarrollando el panorama político español, esto me empieza a preocupar, y no sin razón.

Estoy notando que Ciudadanos está teniendo una actitud cuanto menos populista. O al menos es la sesgadísima percepción que tengo desde el extranjero. Como por ejemplo, cuando fueron la única formación política en dedicar un tuit al Día Internacional de Asperger, día que decidí dejar de celebrar o incluso darle importancia en cuanto supe que Hans Asperger había sido un colaboracionista en la maquinaria genocida que fue el régimen nazi. He hecho una pequeña búsqueda para ver si encontraba algo más de contenido relacionado con esto y bueno, esto es todo cuando he podido encontrar ¿Honestamente? Siento que son palabras muy bonitas, pero vacías de contenido real.

Cualquiera que haya seguido el recorrido político de Ciudadanos en el territorio español podrá darse cuenta de que esta formación política intenta picotear en cualquier lucha social con tal de arañar votos. De hecho, ese afán puede resumirse en esta noticia no tan paródica de El Mundo Today. ¿Mi punto? Saben lo que hacen, y en el caso que me atañe, están tirando miguitas hacia la población autista, a ver si picamos. Y sí, hay un sector que ha escuchado estos susurros de sirena. Hablo del pequeño grupo relativamente privilegiado de hombres autistas, cisheterosexuales y de raza blanca. Y esto es lo que me preocupa.

Como persona autista, de género no binario, pansexual y viviendo fuera de mi país, me preocupa este populismo. Veo cómo las formaciones de derechas ganan fuerza en toda Europa. Estoy viendo cómo los derechos que tanto nos han costado a las personas discapacitadas nos están siendo arrebatados en aras de una austeridad que está resultando asesina. Y para hacerlo aún peor: estoy viendo cómo estas formaciones de derechas intentan colgarse la medalla. Como si tuviéramos que darle las gracias por tener lo poco que nos han dejado. O, como sucede en España, miles de personas dependientes, con su derecho a recibir ayuda totalmente reconocido, siguen esperando a que se les brinde la asistencia que la Ley de Dependencia les garantiza. Sin embargo, muchas de estas personas mueren esperando esta ayuda, y todo porque el gobierno que hemos tenido de derechas se ha empeñado en minimizar el presupuesto destinado para este fin justamente por la mal llamada crisis.

Con esto no pretendo decir que cualquier persona con ideas de derechas deba ser censurable. Pero sí quiero decir que cualquiera que escuche estas ideas cuando, por ejemplo, defienden que las personas LGBT tenemos “demasiados derechos” o se dedican a atacarnos por quiénes somos, debe revisarse y pensar si, efectivamente, lo suyo es ideología o simplemente odio. Y esto es lo que me preocupa. En este caso, tenemos a una formación política actuando de forma hipócrita, lanzando guiños cuando realmente no tienen intenciones de cambiar nada. Y lo triste es: están siendo escuchados por el sector autista que ya he mencionado. Justamente el que menos tiene que temer si el Trifachito sale electo en las elecciones del 28 de abril.

Puedo entender que incluso digan “Es que los partidos de izquierdas nos ignoran”, pero lo cierto es que… ¿Se han planteado que si, quizá, una formación tan cuestionable intenta apelar a nosotros, es porque sus intenciones no son del todo buenas? Pero bueno, yo qué voy a saber, para esas personas debo ser un copito de nieve sensiblón. Aún así, veo con miedo lo que puede pasar desde la distancia, y me preocupa. Especialmente cuando el populismo evoluciona a sectarismo, algo que, a juzgar por el auge de cierta otra formación política, ya está ocurriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Creative Commons

Licencia Creative Commons

NeuroAwesome por Sariel Arjona se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.
Basada en una obra en neuroawesome.blogspot.com.