Páginas

lunes, 13 de enero de 2020

Los aspimachos existen

NdA: El término "aspimacho" no es de mi autoría. Según he podido averiguar, su autoría recae en el usuario de Twitter @uma_noide.

Siento que no soy la persona más adecuada para escribir sobre esto. Muy probablemente porque, al ser gorde, mi belleza nunca ha sido considerada normativa y, por lo tanto, me he salvado de “la horda”. Sin embargo, ya que estoy en el sector más desfavorecido, puede que esta crítica sí que me sea legítima. Sé que no va a ser popular, y que me puede granjear bastante odio por parte de un sector muy determinado, pero me da bastante igual.

Hoy quiero escribir sobre los aspimachos y su única prioridad: mujeres.

Antes de nada, quiero hacer un ejercicio de empatía. La soledad es dura. Y, en el caso de la soledad autista, puede ser aún peor. Los seres humanos somos sociales, y por lo tanto, queremos rodearnos de otres. Este sentimiento se vuelve muy fuerte en la adolescencia, cuando se incrementa la necesidad de pertenecer a un grupo y las hormonas se revolucionan y nos causan un despertar sexual que a veces es muy complicado controlar. Lo entiendo porque yo también he sido une adolescente autista, y sé lo mal que se pasa sintiéndose como un alien porque no puedes congeniar con nadie. Eso sin contar, en mi caso personal, el bullying que sufría ya no solo por ser diferente, si no por mi peso. Vamos, que ser adolescente para mí fue una mierda, y la soledad que sentí por entonces es el factor de más peso en ello.

Aunque en la edad adulta sigo lidiando con ciertas dosis de soledad, el haber encontrado personas afines a mí hace que ya no me sienta tanto como un alien, o no al menos con tanta frecuencia como antes. A pesar de todo, no dejo de ser humane, y tengo momentos en los que siento que necesito intimidad emocional o física con alguien, pero en ese momento no es posible debido a ciertas circunstancias. Sin embargo, aunque ha habido momentos en los que sentía la imperiosa necesidad de desfogarme con alguien, he conseguido satisfacer mis necesidades por mi cuenta, en lugar de ir acosando y molestando a personas que me atraen.

Y aquí, amigues, es donde se me acaba la empatía.

Puedo llegar a comprender el anhelo de querer suplir necesidades emocionales, tales como el sentirse queride y atendide, debe ser escuchado y satisfecho de una manera u otra, sin caer en traspasar las barreras emocionales de otras personas. Pero cuando hablamos de sexo, ya no puedo decir lo mismo. El sexo no es una necesidad vital, ni una obligación fisiológica. Puedes vivir perfectamente sin tenerlo. Entiendo que a veces la entrepierna puede ser molesta y necesitas desahogarte, pero no por ello tienes el derecho de ir molestando a otra gente para lograr tu fin.

Y, en caso de duda, no, tampoco puedes priorizar la falta de sexo en tu lucha social porque pasa y resulta que eres autista.

Centrar toda tu problemática autista en el manidísimo “Es que no tengo novia/no follo” es un reduccionismo brutal hacia toda la causa autista. Sigo diciendo que puedo llegar a entenderlo. Sin embargo, enarbolar este discurso es eclipsar la amplia y complicada problemática que arrastra la comunidad autista, lo que hace que, desde fuera, parezca que nuestra única prioridad es estar más satisfeches romántica y sexualmente, aunque esto no sea algo intrínsecamente malo.

El borrado de la problemática autista no es lo único que es víctima de este enfoque. Debido a nuestras dificultades sociales, aquelles que vivan sus vidas centrades en buscar pareja pueden caer en dinámicas de acoso, que lo único que hacen es alejar aún más a les demás. Por ejemplo, quizá a alguien autista le parezca normal aprovechar cualquier ocasión para enfatizar que no tiene pareja, y que no le importa conocer a alguien. Sin embargo, hacer esto constantemente puede ser interpretado como algo molesto. Y así, muchas más situaciones pequeñas, pero cuyo conjunto está orientado al fin de satisfacer esas necesidades emocionales y sexuales. Como metáfora de lo que intento desarrollar aquí: una persona alista sería más propensa a tocar en la puerta un par de veces y, tras no recibir respuesta, probablemente desista. Quizá lo intente una tercera vez. Pero una persona autista podría intentar abrir la puerta a la fuerza después de no obtener respuesta.

Como escribí al principio, puede que mi análisis no sea el mejor. Siendo no binarie, pansexual y gorde (sobre todo esto último) en su conjunto ha hecho que la población de aspimachos y machos en general me haya ignorado bastante a lo largo de mi vida. A pesar de todo, el no ser considerade normativamente guape no me ha salvado por completo de situaciones en las que no me he sentido para nada a gusto, y puedo afirmar sin temor a equivocarme que todas ellas han venido de hombres.

¿Intento decir que las mujeres y enebés somos inmunes a mostrar estas conductas? ¡No! Sin embargo, no es para nada frecuente escuchar historias de este tipo. En mi caso, afirmo que solo he conocido a una chica que solía hacer este tipo de cosas. En contraposición, puedo decir que mis desencuentros con hombres superan ampliamente los dedos de las manos y pies, y eso teniendo en cuenta que soy relativamente afortunade.

Con todo esto sobre la mesa, puedo afirmar sin temor a equivocarme que esto sucede porque los hombres autistas, al igual que los hombres alistas, caen en el discurso que el patriarcado repite una y otra vez sobre sexualidad y la autonomía corporal de otres (especialmente mujeres), y sienten que tienen derecho a ser deseados sexualmente, lo cual no es un derecho ni una necesidad vital. Y aquí es donde comienzan todos los problemas. Esto es peligrosísimo porque es la puerta de entrada a la ideología incel. Además, en el caso de hombres autistas es un cóctel aún más peligroso debido a la falta de educación afectivosexual que sufrimos como colectivo, además de nuestras dificultades sociales, lo que hace que sea aún más difícil salir de esta dinámica.

Me gustaría poder decir que poseo la solución para que esto deje de pasar, pero como sucede con problemas a gran escala, lo más eficaz es siempre lo más radical, lo cual sería acabar con el patriarcado en sí mismo. Pero como eso no es posible a corto/medio plazo, las únicas acciones que se pueden llevar a cabo son a nivel individual, como reeducar a quienes caen en estas dinámicas. Eso, si quieren escuchar, por supuesto.

No quiero vivir en un mundo en el que tenga que insistir ad nauseam que mi cuerpo me pertenece, y que solo yo decido lo que hacer con él. Autista o no, tengo derecho a poseer autonomía corporal. Y aspimachos o no, esa autonomía debe ser respetada. La mía y la de todes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Creative Commons

Licencia Creative Commons

NeuroAwesome por Sariel Arjona se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.
Basada en una obra en neuroawesome.blogspot.com.